Cómo poner en valor las tradiciones artesanales como experiencia única, auténtica y memorable

Acabo de descubrir en internet un proyecto donde han recuperado las tradiciones artesanales y han programado una serie de cursos y talleres para enseñar y revivir la experiencia www.tradicion.es
Tal y como detallan es una propuesta de valor para atraer a un público que seguramente quiera revivir y experimentar aquellas tradiciones artesanales que están en el olvido:

El Taller de las Tradiciones lo constituimos un grupo de personas sensibilizadas y preocupadas por el  medio ambiente y las diferentes relaciones entre el hombre y su entorno. Pretendemos reconciliar al hombre con su madre, la Naturaleza, a través viejos sabores tradicionales, experiencias, olores, colores, sensaciones del pasado… que formaron parte de un peculiar modo de vida de un pasado no tan lejano.
Éstos últimos años hemos desarrollado una labor de investigación buscando y recuperando antiguas recetas de pan, formas de cuajar el queso,  trenzados en la cestería del mimbre,embutidos tradicionales, elaboración de jabones naturales, plantas y ungüentos medicinales, aguardientes magistrales, hilados de lana, anudados de esparto… y un sinfín de tradiciones que nos quedan por aprender y recuperar, antes de que caigan en el más absoluto olvido.

Recuerdo con nostalgia cuando en mi infancia pasaba los veranos en un pequeño pueblo de Ávila llamado www.navarrevisca.es y el poder y fascinación que ejercía ver a Kiko el herrero en su fragua. El oficio de herrero, ya desaparecido era el de un artesano que debía unir la fuerza, el ingenio y la destreza para dar, a golpe de martillo, la forma deseada y el temple adecuado a las piezas que se forjaban en su fragua. En aquellos años era la experiencia y la habilidad propias las que determinaban la calidad de su trabajo. Kiko el herrero era todo un artesano, por no llamarlo artista.

Recuperar las tradiciones y ponerlas en valor para que cualquier persona pueda experimentar y revivirlas en un entorno rural y natural es digno de mencionar y de aplaudir.

El turismo rural debe concienciarse que debe recoger el testigo y promover este tipo de iniciativas para atraer a un turismo que busca entornos más experienciales y esta propuesta es un claro ejemplo de innovación y diferenciación. El marketing experiencial aboga por ser capaces de trasladar experiencias únicas y auténticas: recuperar las tradiciones artesanales y poder revivirlas es toda una experiencia auténtica.

Enhorabuena a los responsables del proyecto TRADICIONES.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *