Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.

Recrear la experiencia de la película: innovando a través del marketing experiencial en la industria del cine

Deja un comentario


Una nueva forma de ver y experimentar cine lleva desde el año 2007 cosechando grandes éxitos. Ya he hablado en alguna ocasión de Secretcinema como una forma innovadora de ver y experimentar cine. El 3D  es la última tecnología  y aporta innovación acercando al espectador a una experiencia inmersiva de ver cine y un salto cualitativo. Sin embargo, hay nuevas propuestas e innovaciones diferentes y más allá del 3D.

Un ejemplo claro con una apuesta es la empresa creadora de Secretcinema, www.futurecinema.co.uk. Una nueva propuesta de valor para concebir una nueva experiencia de ver cine: única, auténtica y memorable. El marketing experiencial irrumpe en la industria del cine y por la puerta grande. La última convocatoria ha sido para la nada más y nada menos que para la película Prometheus.

Para explicar el proyecto el fundador de Secret Cinema, Fabien Riggall explica: “Es otra forma de ver películas, la gente se está perdiendo lo que realmente significa experimentar un film. Lo que intentamos es recrear la experiencia de la película. Creo que la gente quiere sentirse cada vez más conectada con las cosas. Creo que estamos en mitad de un cambio cultural”.

Se llama Secret Cinema y es considerada como una nueva experiencia de ir al cine y están utilizando el poder de la redes sociales para adquirir notoriedad y difusión a través del  poderoso efecto boca-oreja que genera.

En cinco años, Secret Cinema ha desarrollado numerosas proyecciones, entre ellas The Warriors, El Tercer Hombre o La Batalla de Argel. Para el último proyecto, Prometheus decidieron hacer algo especial. El gancho reside en que los espectadores no saben qué film van a ver, más allá de pequeñas pistas diseminadas en Facebook o en Twitter.

Megan Gibson, uno de sus espectadores,  pagó unos 45-50 euros por su asistencia a la última proyección. A través de las redes sociales, recibió instrucciones de acudir a un almacén ataviada con un mono de vestir. Sarah Knapton, del Telegraph, hizo exactamente lo mismo.

Ambas habían sido testigos previamente de grupos de personas vestidas con uniformes de una compañía llamada Brave New Ventures (BNV) paseando por la City de Londres, y de una oscura campaña en las redes sociales sobre esta empresa.

En el lugar se encontraban miles de estos “empleados”, quienes las acompañaron desde la estación de Euston al lugar de la proyección.

Nada más llegar al almacén, fueron informadas del film que iban a ver. Prometheus, de Ridley Scott. El director y la Fox prestaron total colaboración al proyecto, y se notó. Alrededor de los espectadores podían verse los vehículos empleados en el film, acompañados de Everything in its Right Place, de Radiohead. El evento también contenía un restaurante, Future Paradise Dinner, con varios cocineros Michelin, y camareros disfrazados de robots, sirviendo cócteles de champán.

Los más de 800 asistentes entraron en la sala tras recibir una “orden de evacuación” de la gente de BNV, tras ser sometidos a un examen médico con aparatos originales desarrollados por la compañía de FX Framestore, según precisa la gente de The Playlist.

Este es un video de la experiencia completa:

“Aunque la proyección del film no difiere mucho de la experiencia que uno tendría en un cine tradicional, la gente está respondiendo al evento”, escribe Gibson. El film fue proyectado a lo largo del pasado mes de junio en Reino Unido en 28 ocasiones, hasta recaudar más de un millón de dólares (un 5% del total obtenido por el film en las islas), y superior a la recaudación de la película en la sala BFI IMAX, por norma la sala que más dinero obtiene en el país.

“Es otra forma de ver películas”, explica el fundador de Secret Cinema, Fabien Riggall. “La gente se está perdiendo lo que realmente significa experimentar un film. Lo que intentamos es recrear la experiencia de la película. Creo que la gente quiere sentirse cada vez más conectada con las cosas. Creo que estamos en mitad de un cambio cultural”.

Parece claro que en una industria tan convencional como el cine se abren nuevos caminos para la innovación y queda patente que el público está dispuesto a pagar por un producto cultural que lo lleve a experimentar el cine más allá de su butaca.

El marketing experiencial hace suyo la propuesta de valor diferencial y no sabemos si se extenderá esta forma de ver cine, pero lo que es seguro que complementará a la experiencia tradicional de ver y experimentar el cine del futuro.

 

Anuncios

Autor: José Cantero Gómez

Consultor, formador y conferenciante internacional en marketing experiencial, emocional y contenidos. A las marcas no solo hay que verlas o escucharlas, hay que experimentarlas de forma memorable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s