Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.

De Madrid al cielo…de Santa Cruz de la Palma escuchando sus paisajes sonoros

Deja un comentario


Calle de la Palma

Calle de la Palma

Mi ruta Palmera soñada empieza en pleno centro de Madrid, en el barrio de Malasaña… 

La comienzo muy temprano, a las 8:00 de una soleada y fría mañana a cinco grados, en pleno centro de Madrid. Precisamente aquí, es donde voy a buscar inspiración y evocación, escuchando los 19 sonidos que me propone #EscuchalaPalma. Y he venido, casualidades del destino, precisamente a la calle de La Palma, ubicada en el antiguo barrio de las Maravillas y ahora renombrado “de Malasaña”.

La calle está muy cerca de la histórica Plaza del Dos de Mayo. En el centro de la plaza ajardinada se conserva el arco monumental que daba entrada al viejo Palacio de Monteleón, convertido luego en el famoso Cuartel de Artillería.

Que mejor sitio que éste, para inspirarme ya que la tradición dice, que por este lugar antaño hubo un arroyo con “Palmas” en sus orillas, árboles que fueron poco a poco desapareciendo conforme aumentaban las construcciones urbanas, hasta que finalmente sólo quedo una, que dio nombre a esta hermosa calle.

#Mi paisaje sonoro 1 

Me dejo llevar por mis pasos y mi primer paisaje sonoro me transporta repentinamente al encuentro de un rebaño de cabras Palmeras balando. Rodeado de estos entrañables animales, observo al fondo al pastor con su inseparable perro guardián ladrando. No me resisto a preguntarle y charlo amigablemente con él. Le pregunto por el origen de la cabra Palmera.

Hombre recio y curtido, rompo su rutina y muy amablemente me comenta que es una raza de cabra con carácter y que diversos estudios genéticos sitúan el origen de la cabra de raza Palmera en los animales prehispánicos. Me dice que los últimos ejemplares de esta cabaña se extinguieron en estado salvaje hace unos 50 años, precisamente en La Palma. Son animales que ofrecen una extraordinaria calidad de su leche y de ahí el famoso queso Palmero con denominación de origen. Lo probaré algún día sin duda. 

Rebaño de cabra Palmera

Rebaño de cabra Palmera

Una charla cordial y amenizada con alguna que otra anécdocta y leyenda. La que más me impresionó  fue “EL SALTO DEL ENAMORADO”. La prueba de que el amor no conoce barreras ni obstáculos, está en esta Leyenda Canaria de la Isla de La Palma, en la cual un joven pastor muy enamorado de una joven muchacha de familia acaudalada, cede ante la petición de ella, como condición para casarse, la cual es brincar un precipicio insalvable, muriendo en el intento. La joven pensó que él nunca se atrevería a hacerlo y enloqueció tras la muerte del pastor.  Un pastor valiente y con carácter.

Este corretear del rebaño de cabras balando, me ha evocado y transportado casi sin darme cuenta a un paisaje visual que retengo en mi memoria y retina: es una obra del artista Juan Genovés. Un pintor igualmente valiente y con carácter. Me impresionan sus paisajes urbanos vistos desde una panorámica cenital. Esta obra la pude disfrutar y fotografiar hace unos años en la feria de arte contemporáneo ARCO.

 “Mira como corren los hombrecillos. Arremetiendo a través de un terreno sin relieve, personas esbozadas en un trazo sutil que parecen huir de la siniestra forma redonda que amenaza con devorar todo lo que tiene delante”

“Miro el cuadro y me evoca a las cabras a mi alrededor.  Su cornamenta arremete hacia un terreno como animales esbozados que parece que huyen”

 

Obra

Obra vista en ARCO de Juan Genovés

Sigo ruta hacia un nuevo paisaje sonoro: encontrarás Dragones.

Pierdo la vista al rebaño y me encamino hacia Puntagorda, atravesando el barranco de Izcagua de gran belleza, camino de las Tricias. De repente, sobrecogido y abrumado, me topo con dos enormes Dragos o mejor dicho con dos enormes Dragones.

dragon-tree

Dragos en la Palma

Foto Pixaby 

Me cuentan que este tipo de árbol es muy longevo, casi centenario y alguno hasta milenario. Denominado científicamente, Dracaena draco, los antiguos aborígenes le atribuían propiedades mágicas. La fama le viene de la sabia y resina o jugo que segrega su tronco, que se condensa y adquiere el color de la sangre o “sangre de drago”. A este líquido se le atribuyen muchas propiedades curativas.

Cargado de valentía y con la fuerza que me ofrece la sangre de Drago, me siento a descansar al lado de estos magníficos ejemplares, protegido por su sombra y bendecido por su sangre, me dispongo a leer al Drago un soneto del poeta insigne lagunero Luis Álvarez Cruz. 

También te dejo el audio que he grabado.


TÚ ERES LA RAZA

Página muda, férvida, encendida,
símbolo de una raza y una gesta,
hoy que te exalta la votiva fiesta
un himno brota de una nueva herida.
Como el griego poeta amas la vida,
grave, austero señor de la floresta,
aunque vencer la muerte mucho cuesta,
luchó con tu soberbia y fue vencida.
El tiempo, esa inquietud que se renueva,
canta el milagro de tu sangre moza
en el poema de una vida nueva…
Y si a la muerte tu vejez se enlaza,
La gloria, justa, su perfil esboza.
¡Nunca muere el recuerdo de la Raza!

 

Realmente un árbol de raza, como todas las gentes de La Palma y sus habitantes prehispánicos de la isla, llamados Benahoaritas. 

El árbol crece en toda la isla, pero en especial en el norte. Está rematado por penachos de hojas afiladas, que me recuerdan a los dientes de un dragón, como cuchillos que se enmarcan en este paisaje empapado de Patrimonio natural y arqueológico.

También se le conoce como el árbol del Dragón, dicen que quizás porque la tierra roja, rezumante de óxidos metálicos, le recuerda a su propia sangre. O acaso a los volcanes de la Palma más remotos, que brotaron durante su lejanísima infancia. Porque volcanes y dragones son ambos, cada uno a su manera, hijos y compañeros del fuego.

De cualquier forma, a mi me recuerda al Dragón del Bosque encantado que visité recientemente. No sé, quizás encuentre algún Dragón más mi ruta de La Palma soñada.

dragon

#Mi paisaje sonoro 2

Ahora más relajado, sigo mi camino por la ruta soñada y me adentro algo inquieto, nunca mejor dicho, por el barranco de las Angustias. Paisaje protegido donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias, en donde se venera la imagen de la Virgen de las Angustias, una de las advocaciones más veneradas de La Palma.

El siguiente paisaje sonoro me lleva a un intrigante y  mágico sonido de pasos…  

Unos pasos que me evocan a los mensajes del proyecto llamado “Te comería a versos” que el colectivo de artistas de Boamistura realizó recientemente en las calles de Madrid, como un acto de amor de artistas y poetas para humanizar nuestras ciudades.

Magía en las pisadas

Magia  en las pisadas

todos tus pasos son mis alas

todos tus pasos son mis alas

Todos los pasos que llevo por La Palma son mágicos y parece que llevo alas. Mi alma enriquecida prosigue su camino para llegar a mi próximo paisaje sonoro. Pero antes me topo de nuevo con una grandioso paisaje: el espectacular Parque Nacional de la  Caldera de Taburiente desde 2002 y junto con la isla es además Reserva Mundial de la Biosfera.

Caldera_de_Taburiente_MichaD

Caldera de Taburiente

Foto cortesía by Michael Apel CC BY-SA 3.0

Y como por arte de magia, mis pasos me llevan de una manera abrupta a uno de los nacientes más importantes de la Caldera de Taburiente, que es el responsable de formar una de las cascadas de más belleza del mundo: la Cascada de Los Colores. Las aguas ferruginosas que brotan del interior de la tierra que contienen varios elementos minerales son amarillentos y turbios. por eso el color ocre y rojizos de la cascada que ha pintado el tiempo con esmero. 

cáscada de colores

Cascada de colores

cascada de colores

Cascada de colores

La rica tierra ferruginosa Palmera ofrece una serie de colores que con el agua al caer, parece más un cuadro abstracto y me evoca a la obra titulada “Sepultado de arena” del gran pintor lanzaroteño César Manrique 

Una pintura abstracta expresionista y matérica con una fuerza volcánica que me fascina. Manrique defendió para su obra el concepto de arte total, en el que diferentes disciplinas artísticas —pintura, escultura, arquitectura, diseño, jardinería…— se integran en espacios seleccionados de la naturaleza, a cuyo ritmo se adecuan mediante la intervención del artista. Una vocación totalizadora que une arte y naturaleza y se dan la mano y me enriquece el alma y mi camino. La cascada de colores es igualmente una obra de arte de la naturaleza.

sepultado de arena cesar manrique

Sepultado de arena cesar manrique

 #Mi paisaje sonoro 3

Mi ruta soñada Palmera…me lleva a la vida y su CAUDAL de vivencias.

En mi siguiente paisaje sonoro, en pleno Parque Natural de las Nieves,  me zambullo en los sonidos relajantes y efímeros del agua al discurrir por un arroyo.Todo ello me vuelve a transportar a un paisaje visual como la obra-instalación del artista Daniel Canogar denominada Caudal. 

Caudal, es una instalación compuesta de sanitarios usados del tipo que se encuentran en cualquier casa del mundo desarrollado. Los objetos están dispuestos de tal modo, que el agua corre suave y sonoramente por ellos en un circuito, como si de una fuente se tratara. Se proyectan figuras humanas divirtiéndose como en un parque acuático y al mismo tiempo, son barridas por la poderosa corriente contra su voluntad.

Los sonidos del agua del paisaje sonoro de La Palma son un CAUDAL de VIVENCIAS  y SENSACIONES intensas para todos sus habitantes y sus huéspedes. Conservemos la naturaleza para las generaciones futuras. No dejemos que la vida se escape y se vierta por el lavabo.

Te animo amigo lector a que escuches a la vez estos paisajes sonoros y la instalación del artista Canogar. 

# Mi paisaje sonoro 4

Ahora mi ruta soñada Palmera me lleva al sur de la isla y me trae un viento húmedo lleno de nostalgia hacia un paisaje volcánico.

Dejo el paisaje de La Caldera de Taburiente empapado de vivencias y mojado de nuevas experiencias. Ahora camino y prosigo. Se ha levantado un viento amenazador y se vislumbra una cierta oscuridad. Unos vientos alisios menudean por mi rostro y lo llenan de optimismo y humedad.

Los vientos traen la vida a La Palma y afectan sobre todo a la fachada oriental y septentrional, donde se crea el mar de nubes que propicia el desarrollo de la vegetación de laurisilva con una múltiple variedad de flora. No en vano la isla, conocida como “la isla bonita” o “la isla verde”, debe su merecido titulación al efecto de estos vientos alisios cargados de humedad.

Mi paisaje sonoro me adentra en el batir de las olas y me transporta a la espectacular escultura “El Peine del Viento” del artista Eduardo Chillida. Escucho el batir y susurrar de las olas, mientras observas el Peine de lo vientos… recuerda esta frase inspiradora.

 

Frase sobre el viento

Frase sobre el viento

Piene de los vientos

Piene de los vientos

 

#Mi paisaje sonoro 5

PASO A PASO Y GOLPE A GOLPE ME DEJO LLEVAR EN MI RUTA SOÑADA DE LA PALMA

Ajusto mis velas para llegar a mi siguiente destino. Se va acercando el final de mi ruta y el camino me lleva a la población de la Breña Alta. Unos golpes sobre madera y hierro de este paisaje sonoro me hacen que mi recuerdo se encamine a la obra La fragua de Vulcano del gran pintor Diego Velázquez, donde resuenan los golpes del martillo en el yunque. Algunos estudiosos ofrecen una interpretación del cuadro como inspiración de las artes mayores representada por Apolo-Helios y las artes menores, representadas por el herrero.

Sea como fuere, este paisaje sonoro de estruendos y golpes, me inspira para recordarte el proverbio latino:

ARS LONGA, VITA BREVIS. Recuerda que la vida es corta, pero el arte es interminable.

 

 

 

640px-Velázquez_-_La_Fragua_de_Vulcano_(Museo_del_Prado,_1630)

La Fragua de Vulcano: golpe a golpe

 

#Mi paisaje sonoro 6

Por fin llega el final de la ruta y me reciben los silencios de la noche en el cielo de la Palma.

Cae la noche y estoy sumergido en mis pensamientos, recordando todos los paisajes sonoros y visuales de mi ruta soñada; me encamino raudo y veloz hacia el Roque de los Muchachos, que en este mes de marzo tiene nieve en las cumbres y donde pasaré la noche escudriñando los cielos de la Palma.

El cielo de La Palma debe su excepcional calidad astronómica al hecho de encontrarse cerca del Ecuador y lejos de tormentas tropicales, entre los meridianos 17º 43’ 42’’ y 18º 00’ 15’’ de longitud W y los paralelos 28º 25’ 74’’ y 28º 51’ 15’’, que favorecen la visibilidad del Hemisferio Norte Celeste y parte del Hemisferio Sur.

Al encontrarse por encima de la inversión térmica de los vientos alisios, del fenómeno conocido como “mar de nubes”, entre los 1.200 y los 1.600 m. de altitud, la atmósfera es limpia y carece de turbulencias, con una baja frecuencia de nubes altas debido a que el “mar de nubes” actúa como filtro que impide el paso de polución atmosférica.

Y ahora, después de tantas vivencias, emociones y sensaciones que me ha brindado LA PALMA y sus gentes a través de sus paisajes visuales y sonoros, me presto a disfrutar del inmenso cielo Palmero.

Cielo de la Palma

Cielo de la Palma

Y como no podía ser de otra manera, este cielo me transporta a otra gran obra abstracta del pintor Manuel Viola titulada “La Cara de la noche”.

El artista deja el fondo en penumbra para lanzarnos a los ojos una energía procedente de la noche. Los cielos de La Palma igualmente te lanzan una mirada que te llenan de energía sobrecogedora. 

En la obra, destaca la luminosidad y el brillo de los naranjas, que nos recuerda a los nítidos rayos de sol al fondo entre los blancos, que me evocan el mar de nubes que abrazan las montañas y  arrastran con violencia, en contraste con el fondo neutro y oscuro de la noche.

Viola utiliza una pincelada suelta y dinámica, con una alta densidad de pintura en cada brochazo, como todas las emociones vividas en estos paisajes visuales y sonoros, que tienen una fuerza gestual impredecible.  

la cara de la noche de viola

LA cara de la noche del Pintor Viola

Para terminar te dejo con este magnífico vídeo con fotografías del artista canario Saul Santos y con música de Benito Cabrera.

Buenas noches…mañana me despertaré de nuevo en Madrid, en la calle de La Palma, pero con la sensación de haber descubierto una nueva tierra, la Palmera y a sus gentes.

Algún día pisaré su tierra, tocaré sus aguas, oleré sus bosques, saborearé su queso y miraré su cielo. 

Espero que estos paisajes sonoros y sus correspondientes paisajes visuales te sirvan para recordarte que la vida es corta, pero el arte interminable. ARS LONGA. VITA BREVIS.  Carpe diem. 

Gracias amigo lector. José Cantero.

 

 

 

Este post está realizado para la participación en el concurso #ESCUCHALAPALMA y los paisajes sonoros propuestos, me han inspirado otros paisajes visuales que estaban en mi memoria y que han resurgido para adentrarse en mi #Ruta Palmera Soñada.

Como detallan, la representación visual lo inunda todo, dejando de lado el aspecto acústico y el sonido, la parte sonora del paisaje tan importante y que me han llevado a otras dimensiones emocionales. Aquí te dejo mi ruta Palmera Soñada. Espero que la disfrutes. Ahora solo me queda viajar a la Palma y rememorar los paisajes sonoros y visuales in situ. Suerte y gracias.

Mi Ruta Palmera soñada

Mi Ruta Palmera soñada

Anuncios

Autor: José Cantero Gómez

Consultor, formador y conferenciante internacional en marketing experiencial, emocional y contenidos. A las marcas no solo hay que verlas o escucharlas, hay que experimentarlas de forma memorable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s