Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.

El fenómeno Sneakerheads: coleccionistas de zapatillas que mueve en EEUU 9 millones de pares vendidos

Deja un comentario


sneakerheads

sneakerheads

El fenómeno Sneakerheads en el marketing experiencial

Hace unos años conocí a la Mario Campoamor, un emprendedor que desarrolló un concepto innovador en el sector retail con una tienda de venta de zapatillas de deporte que denominó Run Baby Run y se presenta con esta propuesta de valor:

Hola me llamo Mario y soy un loco de las zapatillas.

  • Me he recorrido medio mundo, he buscado por todos los rincones y he viajado por todas partes para comprar los modelos más exclusivos y alucinantes del mercado. Hasta tal punto, que, ahora que he vuelto a casa, me he visto obligado a mudarme a mi garaje y vender parte de la colección para poder seguir haciendo lo que más me gusta…comprar zapatillas.  
  • Las zapatillas de tus sueños, aquellas por las que te compras un billete a Nueva York o Tokio para conseguirlas, por fin a tu alcance en Run Baby Run. Compramos y vendemos zapatillas vintage, contáctanos si crees que tienes algo que merezca la pena y te lo tasamos. Localizada en pleno centro de Madrid, con posibilidad de aparcar en la puerta evitando buscar aparcamiento.
  • Pero tranquilos, no vivo nada mal, el garaje me lo dejó mi abuela en herencia y lo he acondicionado para que podáis venir a visitarme y pasar un rato bien agradable. Estoy en la calle Lagasca 69, Madrid. 
run baby run

Run baby Run

embajadores-de-marca

embajadores-de-marca

Ni que decir tiene que han logrado tener una legión de verdaderos fans que compran este tipo de zapatillas y lo que creo que es más importante, conseguir personas que quieren coleccionar este tipo de calzado, siempre en busca de los modelos más exclusivos.

De clientes a fans de marca. De Fans de marca a embajadores de marca

El fenómeno fan, no es nuevo en marketing. Está muy relacionado con el concepto de tribu, que conceptualizó el gurú del marketing Seth Godin en su libro. En él nos habla de las posibilidades que hoy nos brinda la web 2.0 para colaborar,crear y para liderar nuestra propia “tribu”; es decir, para liderar una comunidad de ideas afines formada por personas que pueden estar geográficamente dispersas, pero que se encuentran conectadas.

El autor comenta que una tribu es un grupo de personas relacionadas entre sí que se articulan en torno a un líder o a una idea. Durante millones de años, los seres humanos hemos formado parte de diversas tribus, bien sea por nuestras creencias, etnia, ideas políticas o, incluso, por nuestros gustos musicales. Un grupo solamente necesita dos cosas para convertirse en una tribu: un interés común y un modo de comunicarse. En el caso de Mario está claro el interés común y el modo de comunicarse. 
Este fenómeno de coleccionar zapatillas tiene su propia tribu y legión de fans y se ha denominado Sneakerheads: término inglés, que literalmente se podría traducir como “cabeza de zapatilla de deporte’. Y se define a aquellas personas obsesionadas con coleccionar ese tipo de calzado, siempre en busca de los modelos más exclusivos.
Se trata de un hobby bastante caro, que se enfoca a las creaciones deportivas destinadas sobre todo al baloncesto y al skateboarding, y a marcas cotizadas, caso de Nike, Reebok, Supra, Adidas, Jordan, Saucony y Asics.

La de los sneakerheads es una moda que, como tantas otras, se originó durante los 80 en esa meca del consumismo que continúa siendo Estados Unidos, muy vinculada al baloncesto y al momento estelar que por entonces vivía Michael Jordan, en torno a quien surgió en 1985 el modelo de zapatillas de Nike Air Jordans. Fue fruto asimismo del ambiente que rodeó al éxito del hip-hop, movimiento artístico que proyectó todo un estatus social sobre este tipo de calzado.

Mario Campoamor, fundador de Run Babay Run y el líder de la tribu

Como detalla Godin, las tribus necesitan liderazgo. A veces el líder es una persona, a veces son varias. Mario es todo un líder, además de entrenador personal en su club deportivo.
La gente quiere contactar con otra gente, crecer, cambiar y descubrir algo nuevo. No es posible tener una tribu sin un líder y no se puede ser líder sin una tribu. Mario ha encontrado un modelo de negocio, que le apasiona y una legión de fans que quieren conectar y compartir una misma pasión: coleccionar zapatillas.
 
Y no es nada nuevo que los seres humanos precisamos un sentido de pertenencia y las marcas son conscientes. Formar parte de una tribu, pertenecer a ella y aprovecharse de un grupo de gente con ideas similares es uno de los mecanismos más poderosos de supervivencia. Las marcas lo saben y lo aprovechan.
En realidad lo que hace Mario es trasladar un sentimiento por coleccionar zapatillas capaz de conectar con la parte más emocional de sus clientes, que les conecta con una actitud, o una forma de vida.

Aquí te dejo el vídeo donde Mario habla de su proyecto.

De fans a embajadores de marca

En realidad los sneakerheads son algo más que fans, son verdaderos embajadores de marca. Una moda que, como tantas otras, se originó durante los 80 en esa meca del consumismo que continúa siendo Estados Unidos, muy vinculada al baloncesto y al momento estelar que por entonces vivía Michael Jordan, en torno a quien surgió en 1985 el modelo de zapatillas de Nike Air Jordans. Fue fruto asimismo del ambiente que rodeó al éxito del hip-hop, movimiento artístico que proyectó todo un estatus social sobre este tipo de calzado.

El fenómeno, como era de esperar, traspasó fronteras, y en la última década es destacable su implantación en países de capitalismo reciente, como China y la República Checa. La industria ha sabido aprovechar el tirón de esta subcultura. Y así surgieron colecciones más estilizadas, pensadas para alimentar estas ansias coleccionistas, como las mencionadas Air Jordans, Nike Air Force 1, Nike Skateboarding y Nike Dunks.

Se trata de producciones limitadas, lo que incrementa su exclusividad y su precio, igualmente engordado dependiendo del color, que cuando es pintado a mano da lugar a cifras desorbitadas. Marcas de primer orden, como son Nike y Reebok, han abierto tiendas especializadas en este coleccionismo.

La historia de Josh Luber: un “sneakerhead”, un coleccionista de zapatillas raras o limitadas.

Buscando en interntet sobre este fenómeno me he topé con la historia de Josh Luber. ÉL describe de la importancia de los sneakerhead para las marcas como los verdaderos embajadores y algo más que fans.

Con su apetito insaciable de zapatillas exclusivas, estos catadores organizados dirigen el marketing y crean publicidad para las marcas que aman, específicamente Nike, que domina absolutamente el mercado secundario de la multimillonaria venta de zapatillas de deporte. Según se estima en los últimos doce meses se vendieron 9 millones de zapatillas de reventa por un importe de 1,2 mil millones de dolares. 

Campless, empresa de Luber, recoge datos de este mercado y los analiza para coleccionistas e inversores. En esta charla, nos lleva en un viaje en este complicado mercado no regulado y se imagina cómo podría ser un modelo de bolsa de valores para este comercio.

No te pierdas el vídeo donde Luber desgrana este particular mercado y su visión de futuro. Increíble.

Josh luber un sneakerhead un coleccionista de zapatillas raras o limitadas

Josh luber un sneakerhead un coleccionista de zapatillas raras o limitadas

El fenómeno Sneakerheads en el marketing experiencial

Creo que este fenómeno es un claro ejemplo de marketing experiencial de sentimientos por el impacto emocional que tiene para determinadas personas coleccionar zapatillas, sin olvidar que para otros es un verdadero negocio su reventa.

  • En el marketing de sentimientos, la experiencia del consumidor está vinculada estrechamente a las emociones y sentimientos más íntimos del sujeto, siendo el objetivo generar una experiencia afectiva hacia la marca o la empresa para el desarrollo de unos fuertes vínculos emocionales de alegría y orgullo. Pues está claro que la persona que colecciona zapatillas y es capaz de hacer cola durante horas o viajar miles de kilómetros, tiene un estrecha vinculación con la marca y despierta en él una serie de emociones íntimas con un vínculo que pocas marcas consiguen. 
  • El marketing emocional, tiene igualmente como objetivo evocar en el individuo una serie de sentimientos positivos durante las situaciones de compra y consumo de un producto o servicio. Así comprar unas zapatillas exclusivas de edición limitada representa para el individuo un sentimiento positivo sin igual
  • También y de este modo, el marketing de sentimiento procura experiencias afectivas son de grado, es decir, sentimientos que varían de intensidad desde estados de ánimo ligeramente positivos hasta emociones más intensas
  • Negocio o ocio, no deja de ser un fenómeno para reflexionar desde la perspectiva del marketing experiencial.
Anuncios

Autor: José Cantero Gómez

Consultor, formador y conferenciante internacional en marketing experiencial, emocional y contenidos. Estoy especializado en sectores como retail, turismo e industrias creativas. Creador de la metodología Hosperience, para el desarrollo innovador de productos de turismo experiencial. A las marcas no solo hay que verlas o escucharlas, hay que experimentarlas de forma memorable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s