Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.

El Camino de Santiago como caso de éxito de turismo experiencial y vivencial

Deja un comentario


 

Camino-de-Santiago

Camino-de-Santiago: foto Pixabay

El Camino de Santiago: ejemplo de éxito como producto de turismo experiencial y vivencial 

Hace unas semanas en una formación a empresarios de turismo en Colombia, un participante me preguntaba si el Camino de Santiago se podía considerar como el mayor caso de éxito de producto de turismo experiencial y vivencial en España.

Realmente me quedé pensando unos segundos y le respondí, rotundamente que sí; pero con ciertos matices. Nadie puede negar que es un recurso turístico que se está explotando comercialmente y que en determinadas fechas, puede llegar a ser masivo.

Igualmente habrá opiniones, de que realmente El Camino de Santiago es algo más que un producto de turismo. Y estoy de acuerdo, trasciende la experiencia turística y hay que considerarlo como un fenómeno social muy particular con muchas perspectivas: ecoturísticas, económicas, sociales, religiosas y espirituales.

Mi respuesta estaba argumentada así: una de las claves para considerar un recurso turístico desde el enfoque de turismo experiencial y vivencial, es su capacidad para aportar un significado memorable y auténtico al viajero o turista.

Y le comenté que, es difícil encontrar un producto turístico en el mundo, que pueda otorgar tanto significado a la persona que lo realiza; ya sea como experiencia religiosa o como experiencia viajera, vital y personal.

Seguramente todos conocemos alguna experiencia cercana de personas que lo han realizado o como experiencia personal, para demostrar que la relación que existe entre viajeros o turistas a los que les cambia la percepción de la vida. 

Yo por mi parte, es algo que tengo pendiente, pero que experimentaré espero que en un futuro, como aquella experiencia que tienes que vivir al menos un vez en la vida.

Experiencia vital sin igual

La mayoría de las personas que han realizado el Camino, argumentan que es un experiencia vital sin igual; no sé si realmente, es un afirmación sobrevalorada, por lo mediático de la actividad; pero lo que sí tengo claro, es que podríamos calificarlo de una experiencia memorable, con muchas y variadas motivaciones.

Para algunos, puede ser una experiencia de turismo religioso; para otros es también experiencia vital; para otros de recogimiento, inspiración y espiritualidad. Cada uno hace de él una experiencia propia, única e individual. Aquí un ejemplo.

opinion-camino-de-santiago

Opinión Camino de Santiago

Y esto es lo importante: hay tantas experiencias como viajeros

En una entrevista hace unos años a la Gerente de Turismo de Galicia detallaba:

El que lo hace, lo sabe. Eso es lo más experiencial del mundo, y en eso sí que estamos a la vanguardia en Galicia, ahora que la tendencia en turismo es el experiencial, no hay nada más experiencial que hacer el Camino de Santiago.

Efectivamente, parece a priori que no hay nada más experiencial y vivencial desde el contexto de turismo. Pero me parece necesario matizar y reflexionar sobre un “producto turístico” experiencial y vivencial que goza de una gran demanda entre varios perfiles y un gran poder mediático en el contexto del turismo experiencial.

1.- En el contexto del tipo de experiencias o emocional. 

El turismo ya de por sí es una experiencia. Quizás poner un apellido como el experiencial al turismo carezca de sentido por lo redundante. Pero se hace necesario, ya que creo que realmente el turismo experiencial, es una respuesta a turistas más exigentes y maduros; donde el viajero, no se conforma con una mera aproximación relevante al destino, necesita otro tipo de vivencias y de experiencias únicas, más auténticas y memorables.

Como detalla uno de los expertos en marketing experiencial, Bernd Schmitt en su libro “The Experiential Marketing”,

“Las experiencias son sucesos privados que se producen como respuesta a una estimulación y se necesita crear un entorno y un escenario adecuado para que surjan las experiencias”.

El Camino de Santiago, como producto de turismo experiencial y emocional, aporta claramente un escenario y un entorno que dan como resultado una experiencia turística con gran intensidad emocional y cuando menos diferente. Otra cosa es, cómo lo experimenta cada peregrino y si son únicas y memorables.

Igualmente  Schmitt ofrece una clasificación de cuáles son los diferentes tipos de experiencias.

1. Fisical Experience o marketing de sensaciones: apelar a los sentidos con el objetivo de crear experiencias sensoriales a través de la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato. su finalidad es brindar placer y satisfacción a través de los sentidos. Para lograr el impacto sensorial es necesario estimular al usuario. 

Pues no cabe duda, que El Camino de Santiago es en sí, es un viaje de sensaciones, apelando a un toda una multi-experiencia sensorial: paisajes al amanecer, al atardecer; olores en los albergues, a lluvia; sabores gastronómicos; silencios y ruidos. Toda una experiencia holística. Y así hasta una larga lista que cada uno podría configurar como experiencias sensoriales infinitas.

atardecer-camino-de-santiago

atardecer-camino-de-santiago

2. Intelectual Experience o marketing de pensamientos: apelar al intelecto con objeto de crear experiencias positivas en la mente del turista.

El Camino es una experiencia que puede ser enfocada desde muchos puntos de vista: el reto físico, la superación personal, el reencuentro con uno mismo, la conexión espiritual, religiosa, el compartir vivencias con desconocidos, la aventura. Pero igualmente hay un poso intelectual histórico que ejerce de imán igualmente.

Lo intelectual convive con la experiencia del conocimiento histórico, el poder del relato o storytelling y la inmersión personal que creo cada uno puede interiorizar como turista o viajero. Creo que es un mix de experiencias donde lo intelectual convive con lo espiritual. Sea hace necesario una conocimiento histórico que enriquezca la experiencia personal. Puro storytelling asociado a un producto de turismo experiencial.

3. Social Experience o marketing de relaciones:  Apela a las relaciones diarias que se producen cuando se experimenta una experiencia.  Implica generar vivencias que sobrepase al individuo: grupos o colectivos que involucren experiencias. 

Aunque parece que muchas personas deciden realizar El Camino en solitario y que leídas ciertas experiencias, parece que es mucho más enriquecedor, por lo que aporta e implica el reto individual y el continuo encuentro con otras personas desconocidas. Porque realmente que todos los peregrinos comparten al menos un objetivo común, que es una misma meta geográfica, un horizonte común que alienta a  todos a compartir, convivir y motivarse para seguir.

Quizás la experiencia social quede en un segundo plano sobre la individual, pero lo que no cabe duda es que el alineamiento de esas personas por conseguir un objetivo, el compartir anécdotas, conversación, motivación o cualquier simple intercambio, es una de las partes más enriquecedoras. Es la experiencia única y auténtica de conocer y abrirse a la gente que participa de tu misma experiencia.

4. Environmental Experience o marketing de actuaciones: apela a las actuaciones están destinadas a crear experiencias del cliente relacionadas con el cuerpo físico, pautas de comportamiento a más largo plazo y estilos de vida así como experiencias que ocurren como resultado de interactuar con otras personas. Busca generar experiencias sobre aspectos interpersonales, estilo de vida, comportamientos y físico como acciones corporales o señales.

El Camino de Santiago igualmente es un esfuerzo físico como actuación y generador de una experiencia memorable. EL ponernos al límite de nuestro esfuerzo físico, igualmente es una pauta para un cambio de estilo de vida. No es extraño aseverar, que después de realizar El Camino, los viajeros o turistas experimenten un bienestar que les motive a realizar ejercicio físico después de la experiencia de caminar diariamente.

5. Emotional Experience o marketing de emocional:  apela a los sentimientos y emociones más intensas del turista con el objetivo de crear experiencias afectivas con el destino.  

Parece que la experiencia de realizar EL Camino puede crear una vínculo distinto y especialmente afectivo entre las personas que lo realizan. Unos sentimientos y emociones vividas muy intensas. Un aprendizaje como experiencia vital para enfrentarse a los retos de la vida. Se me hace difícil buscar un ejemplo tal que, a través de una inmersión en un destino turístico sea capaz de lograr algo parecido.

2.- En el contexto del producto:

1.- Para una inmensa minoría: un producto de turismo experiencial creo que debe estar enfocado a personas con cierta madurez como turistas o viajeros. Me explico. Es necesario que la propuesta de valor identifique y cualifique a un turista con demandas poco convencionales. Ciertamente, El Camino de Santiago está tomando un carácter masivo los últimos años y hay críticas a su connotación comercial o puramente turística. El último año Santo, durante 2010 la oficina de peregrinaciones de Santiago recibió a un total de 269.742 peregrinos que habían recorrido al menos cien kilómetros a pie o doscientos en bicicleta o caballo.

Quizás sea uno de los productos de turismo experiencial que más potenciales visitantes atraiga. Pero creo que logra superar de lo relevante de una experiencia turística, para convertirse para la gran mayoría que lo hace en toda una experiencia única extraordinaria, memorable y entrañablemente auténtica.

2.- Palancas emocionales y escenario experiencial: para el desarrollo de productos de turismo experiencia hay dos elementos claves que deben aplicarse de manera creativa y estratégica, como son las palancas emocionales y los escenarios experienciales que se activan.

  • 1.- Palanca emocional: es el recurso estratégico y creativo que nos ayuda a conectar con las emociones y sensaciones de nuestros turistas actuales y potenciales.
  • 2.- Escenario experiencial: es el espacio como recurso estratégico en el contexto donde vamos a desarrollar la experiencia. Metafóricamente, las palancas emocionales serían el violín y la partitura;  la orquesta y el auditorio el escenario experiencial.

En el caso del Camino de Santiago, las principales palancas emocionales que se activan son:

.- Storytelling: que evidentemente otorga el propio Camino y todas las vivencias personales que se desarrollan en las historias que el turista experimentará y que tendrán un impacto emocional muy intenso en el tiempo.

.- Sensación de ser protagonista y de vivirlo en primera persona: experiencia individual personal que se vive sobre todo en primera persona, con un componente de socialización muy intenso, ya que se comparten un estilo de vida y afinidad religiosa y espiritual.

.- Sorprender: el elemento de sorpresa y conceptos novedosos igualmente es una palanca emocional a tener en cuenta a la hora de conceptualizar experiencias turísticas, ya que debemos dejar un espacio para la sorpresa. Me imagino que serán muchas las sorpresas que el peregrino encontrará en su experiencia turística.

.- Emocionar: un recuerdo emocional y personalizado como palanca emocional. Concebir algún recuerdo que se lleve el turista y que conecte después de su estancia emocionalmente con la experiencia turística vivida. Sin duda la intensidad de la experiencia de realizar el Camino de Santiago es el verdadero recuerdo emocional.

Principales características del Camino de Santiago en el contexto del Turismoy del un destino experiencial. 

  • – Se prioriza la experiencia individual sobre la colectiva
  • – Se prioriza la sorpresa, lo insólito, lo menos convencional como generadora de experiencias
  • – Hay un recuerdo emocional que activa y rememora la experiencia intensamente.
  • – El destino es importante; la experiencia y el contexto la clave: la experiencia es el propio camino
  • – Hay una historia individual a experimentar en un contexto de storytelling colectivo
  • – Hay una apuesta por conectar con las emociones, pero sin olvidar las sensaciones: importante lo que aporta el Camino en la inmersión de sensaciones nuevas: dormir en un albergue, caminar solo, inmersión cultural etc.
  • – Se prioriza la experiencia activa: en el sentido de que hay un contacto activo con el entorno y las personas
  • – La socialización se activa a través de compartir en redes sociales y hay interacción con el recurso: aplicaciones que ayudan a peregrino en su viaje y le conecta con el mundo exterior para compartir su experiencia en directo.
  • – Se aprovechan los recursos turísticos convencionales: se ponen en valor el patrimonio artístico y cultural, la gastronomía, la idiosincrasia de todas la poblaciones etc.

En resumen, creo que será difícil encontrar un producto que aglutine tantos conceptos del turismo experiencial y vivencial.

Algunos datos estadísticos de 2015: 

De los 237.886 peregrinos que llegaron a Santiago hay varios datos que nos ayudan a conocer el perfil del peregrino que atraviesa Área Santiago por los diferentes caminos.

  • En la distribución por sexos hay que señalar que el 54,02% fueron hombres(128.500 peregrinos) y 109.386 mujeres.
  • La gran mayoría (el 88,67%) ha optado por realizar el Camino a pie, es decir, 210.943 peregrinos. En bicicleta han llegado 25.325 peregrinos (10,65%), mientras que a caballo fueron 1.520 y en silla de ruedas 98 personas.
  • Los adultos (entre 30 y 60 años) es el grupo más numeroso, con 131.756 peregrinos (55,39%), mientras que los jóvenes supusieron el 28,31% y los mayores el 16,30%.
  • La principal motivación es la religiosa-cultural, con 120.413 peregrinos (50,62%), la únicamente religiosa atrajo al 42,46% y la exclusivamente cultural al 6,92%.

Pero otros datos interesantes nos indican la globalización que está teniendo este fenómeno jacobeo, pues ya logra atraer a visitantes de 165 países diferentes. Los españoles son mayoría, con 113.553 peregrinos (47,75%) y muy repartido por Comunidades Autónomas. De los extranjeros, los principales mercados son el alemán, el italiano y el portugués; si bien, hay que tener en cuenta el crecimiento de mercados emergentes como son el estadounidense o el surcoreano.

Y por último una reflexión que creo importante. No se está “mercantilizando” el Camino en exceso y llegando a ser insostenible. Aquí dejo un enlace a un post donde comparto algunas de sus reflexiones y afirmaciones.

Sea como fuere, debemos estar orgullosos en España y Galicia de tener el privilegio de tan singular evento que reúne todos los años a tantas personas de diferentes nacionalidades y motivaciones. El futuro pasará por hacerlo más sostenible y un como no. emocional y vivencial. Espero compartir la experiencia dentro de unos años.

Buen Camino.

Anuncios

Autor: José Cantero Gómez

Consultor, formador y conferenciante internacional en marketing experiencial, emocional y contenidos. A las marcas no solo hay que verlas o escucharlas, hay que experimentarlas de forma memorable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s