Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.


Deja un comentario

La obsolescencia programada del marketing: mito o realidad

 

Alcatel

La obsolescencia programada del marketing: 

Seguramente la mayoría de los lectores de este blog, recordarán la marca y compañía de su primer móvil.

Yo lo recuerdo perfectamente. Corría el año 1995 y mi banco por la domiciliación de la nómima me regalaba un móvil y claro, el servicio con la compañía tenías que contratarlo: en mi caso con la extinta Airtel. 

La mayoría recordará esta campaña que se hizo viral aquella Navidad de 1999:

Hola soy Edu, feliz Navidad 

Y como no, también recuerdo perfectamente a la persona que llamé: mi querida madre. Y también recuerdo que ese móvil me acompañó durante casi cuatro años.

Ni que decir tiene, que ahora nos parecería un auténtico “ladrillo” por su peso y diseño, pero hace casi 22 era pura tecnología.

Pero no voy a hablar de la añoranza de aquellos años, cuando internet empezaba a fraguarse y los móviles comenzaban su rápida penetración.

Quiero reflexionar sobre la obsolescencia programada en el contexto del marketing. 

La obsolescencia programada: estrategia de marketing, estrategia tecnológica o mito  

Cuando hablamos de obsolescencia programada, casi siempre se nos viene a la memoria el móvil sin duda. A nadie se el escapa que un producto como el móvil está fabricado con una duración determinada.

Pero si lees este artículo quizás, pienses lo contrario:

Puestos a buscar culpables, los verdaderos responsables de que nuestros teléfonos inteligentes queden obsoletos son los desarrolladores de aplicaciones. Y, al mismo tiempo, también lo somos nosotros mismos.

Es este artículo, se reparte la responsabilidad a partes iguales entre fabricantes, desarrolladores, y también a los propios consumidores. 

Pero lejos de este debate, centrado en los móviles, lo que está claro, es que muchos fabricantes de productos de gran consumo, creo que lo hacen de tal forma que el producto tenga una fecha de caducidad temprana, es decir, se crean productos ya pensados para que duren poco con el fin de que el consumidor no lo pueda seguir usando y tenga que comprar uno de nuevo.

Así pues, con este método se consigue que el consumidor no deje nunca de comprar y la economía y los beneficios para el productor/empresario sigan creciendo.

Esta metodología se empezó a establecer, cuando las grandes empresas vieron que crear productos de larga duración no les beneficiaba.

Y por qué no reconocerlo:

La obsolescencia programada, ha jugado y sigue jugando un papel muy importante para el estilo económico capitalista. 

Las herramientas de marketing también tienen su obsolescencia programada. 

Y precisamente enlazo con esta premisa: la obsolescencia programada ha jugado y sigue jugando un papel importante en el estilo de marketing capitalista del momento. 

Mi reflexión viene dada, que nosotros los profesionales de marketing, (entre los que me encuentro) concebimos herramientas para que en cierto tiempo se queden obsoletas, pero no por el propio mercado, sino porque de cara a los clientes y anunciantes, debemos plantear nuevos conceptos y terminologías, para parecer más modernos y alineados con los tiempos que corren.

Quizás sea tirar, piedras sobre mi propio tejado, pero es una reflexión personal de la responsabilidad que tenemos frente a la sociedad y sobre todo frente a las nuevas generaciones de profesionales que vienen pisando fuerte y que quizás confundimos. 

Algunos ejemplos: 

Un ejemplo podría ser cómo ha evolucionado los conceptos del marketing directo, al marketing relacional y de ahí, al inbound marketing.

El inbound marketing es una metodología que combina técnicas de marketing y publicidad no intrusivas con la finalidad de contactar con un usuario al principio de su proceso de compra y acompañarle hasta la transacción final.

Además en un contexto de conocer al cliente o buyer persona. a través de una segmentación y sobre todo aportando valor a los contenidos que ofrezco para lograr una venta y lograr fidelización.

Básicamente el marketing directo y relacional postulaban el mismo principio: identificar y cualificar al cliente potencial con el objetivo de construir una relación en todo el proceso de venta: antes, durante y después de manera no intrusiva.

Y una de las mejores definiciones de marketing relacional la ofreció Josep Alet.  profesor mío en un master en marketing directo, relacional e interactivo que realicé en el año 1999.

“El proceso social y directivo de establecer y cultivar relaciones a largo plazo con los clientes, creando vínculos emocionales, con beneficios para cada una de las partes, incluyendo a vendedores, prescriptores, distribuidores y cada uno de los interlocutores fundamentales para el mantenimiento de la relación”

Bien es verdad que cuando se conceptualizaron el marketing directo y relacional, no existía internet, pero de igual manera había otros medios. Pero, en realidad los medios, no son lo que le otorgan la esencia a la herramienta, sino más bien el cómo nos conectamos con nuestro cliente.

Mi conclusión, es  que los profesionales del marketing también necesitamos de la obsolescencia programada de conceptos y redefinir terminologías, siguiendo el estilo de vida profesional, para que parezcamos más actuales y modernos.

Necesitamos plantear y dejar en el olvido determinados conceptos, para abrigar y renombrar nuevos, con el fin de seguir un ciclo de venta para vender nuevos proyecto o ideas a nuestros clientes. 

Podría poner más ejemplos que los hay, pero aquí dejo al lector de este blog a que si quiere reflexione sobre ello y me envíe otros ejemplos que publicaré en otro post de este blog.

Así que ya sabes, veremos qué viene después de inbound marketing, porque seguro que entrará en su etapa obsolescente.

obsolescente

Del lat. obsolescens, -entis.

1. adj. Que está volviéndose obsoleto

 

 

 

 

 

Anuncios


Deja un comentario

10 palabras bastardas en marketing para repensar en este 2018

hands-423794_1920

10 palabras bastardas en marketing para este 2018

Para comenzar este recién estrenado 2018 he pensado que este primer post debería tener un toque autocrítico y humorístico. Y para ello, he realizado un ejercicio de reflexión los conceptos más actuales en marketing y si sobre si tanto anglicismo que está imperando nos llevan a interiorizarlos mejor.

Sinceramente creo que no, lo único que aportan más confusión. Para ello he seleccionado 10 conceptos, que creo muy actuales, para darles un nuevo significado bastardo como auto crítica. Creo que algunos conceptos están degenerados de su origen o naturaleza, como define la RAE la palabra bastardo.

bastardo, da
Del fr. ant. bastart.

1. adj. Que degenera de su origen o naturaleza.

Solo trato de que reflexionemos si es necesario tanto anglicismo o palabreja y si su concepto a fiel a la realidad actual del mercado y las demandas del consumidor.

Aquí están los 10 que he seleccionado.

1.- #Engagement es Enganchament:

Es la capacidad de una marca de crear relaciones sólidas para involucrar a toda costa al consumidor a través de un gancho especial y a ser posible que perdure en el tiempo y a través de redes sociales. 

2.- #Customer Experience es Custociencia: 

Estrategia de marketing que en la actualidad es toda una ciencia que estudia la experiencia de cliente y que puso de moda la marca Custo en los años 90 y que ahora todas las marcas en el siglo XXI quieren imitar.

3.- #Marketing experiencial es Magicexperiencia:

Dícese de una estrategia de marketing que trata de trasladar vivencias mágicas memorables que el consumidor no se cree, pero que tiene el objetivo de embaucarles de manera mágica para que finalmente compren. La magia de la vivencia se ofrece antes de la compra y durante su consumo.

4.- #Social media marketing es Sosmedia marketing:

Estrategia urgente de pedir ayuda o auxilio a un consultor o agencia especializada en marketing digital cuando las ventas no van bien, para que te consiga más seguidores, al precio que sea, pero eso sí, no te garantiza compradores.

5.- #Fans es Fansnático:

Dícese de un tipo de consumidor actual o potencial que persiguen todas la marcas y que se hace fanático de tu producto o servicio a base de darte muchos likes a cambio de nada.

6.- #Branded content es Vadeentertainment:

Un nuevo formato de publicidad y comunicación muy de moda, que va de entretener sea como sea y a toda costa y que el consumidor sí quiere ver por cualquier medio, o al menos es lo que le contamos y se creen las marcas.

7.- Inbound Marketing es Embobamarketing: 

Estrategia de marketing, que toda la vida hemos llamado marketing directo y relacional pero que ahora suena mejor. Estrategia de meter a los consumidores a través de un embudo para embobarles y ver si finalmente discriminamos y solo vendemos a los que quieren realmente comprar.

8.- Influencers es Inflacionadores:

Personas de carne y hueso que están muy de moda, que encarecen los presupuestos de marketing para influenciar en audiencias y consumidores, pero que solo consiguen inflación en los honorarios profesionales de las agencias de publicidad y por añadidura en el presupuesto de marketing.

9.- Geomarketing es Polimarketing:

Una técnica de marketing para perseguir, identificar y localizar a tus consumidores actuales y potenciales para que te compren e inspirada en los procedimientos de este singular cuerpo de policía que actúa como grupo especial de operaciones.

10.- Storytelling es Stoyharting:  

Estrategia de marketing y comunicación que tiene muy hartos a la mayoría de los consumidores, ya que lo de contar una historia ya ni humaniza ni genera confianza.

Bueno solo es auto crítica con un poco de humor, para afrontar mejor este recién estrenado 2018. Feliz año.